viernes, 5 de febrero de 2016

Ruben Darío Insua: "En tres años, Bolívar debe ganar la Copa"

El compromiso que asumió con Marcelo Claure, presidente de BAISA SRL, es que Bolívar gane al menos un torneo de Liga por temporada. El proyecto es de tres años en los que el objetivo en el ámbito internacional es adjudicarse la Copa Libertadores. Es su segunda vez en el fútbol boliviano. La anterior fue en 2007 con Wilstermann de Cochabamba. El DT habla de su vida, de sus conceptos del fútbol y de los desafíos que tiene.

Usted trabajó en clubes grandes de Ecuador, Colombia, Perú y Bolivia y fue parte del éxito con San Lorenzo en la Copa Sudamericana de 2002 ¿por qué cree que no lo llamaron de Argentina, su país, o no quiere dirigir allá?

 El día que tenga una oferta que a mí me convenza volveré a dirigir en Argentina. He tenido muchas propuestas, pero ninguna al 100%  que colme las expectativas, también decidí esperar que en algún momento me llamen de los clubes a los que quiero dirigir en mi país, o sea donde jugué: Independiente, Estudiantes de La Plata y San Lorenzo que ya lo dirigí.


¿Fue un jugador con cualidades técnicas, quién de Bolívar cree que se parece a usted en cuanto a juego?
Es  difícil definir ello, hoy el fútbol es diferente porque ha cambiado muchísimo, aparte en Bolívar llevo poco tiempo y no me  animaría a establecer algún tipo de comparación en ese sentido. En el exterior es difícil marcar una referencia, pero hubo muchas veces que me dijeron que mi estilo era algo parecido al de Esteban Cambiasso (volante argentino de mucha trayectoria, actualmente en Grecia), pero yo era un poco más ofensivo, al menos eso dicen los periodistas argentinos.

¿Por qué le pusieron el apodo de poeta?
Ese apodo me lo puso el periodista ecuatoriano Rudy Ortiz y está relacionado con el poeta nicaragüense Rubén Darío, no tuve oportunidad de leer sus libros. También hubo épocas en las que hizo referencia en ese sentido Víctor Hugo Morales, un referente del periodismo de mi país.

¿Por qué no cambió el estilo de utilizar la larga cabellera?
No he cambiado por dos motivos, primero porque me gusta y segundo le gusta a mi esposa con quien llevo casado 27 años. Ella se llama María Alejandra y tenemos tres hijos:  Robertino, que juega en San Lorenzo; Rodrigo, quien está en la cuarta división de Boca Juniors; y mi hija Pamela de 15 años. A los dos varones les gusta el fútbol espero que concreten sus objetivos.

¿Tiene alguna cábala?
No, no tengo cábalas.
Siempre utilizó gorros con los colores de los equipos que dirigió en las prácticas, ¿eso no es una cábala?

Lo que pasa es que uso gorro  por el tema del sol, si no te daña el cuero cabelludo, es eso nada más, generalmente en ciudades de altitud todos los entrenadores usan gorra.

¿Después de cuánto tiempo regresará a la Bombonera y cómo le fue en ese escenario?
La verdad que como entrenador dirigí una sola vez en cancha de Boca Juniors, fue cuando estuve al frente de San Lorenzo y empatamos en aquella ocasión 2-2 y de ese resultado empezó el camino que terminó con el equipo ganando la Copa Sudamericana. Fue esa quinta fecha del torneo Apertura argentino y a partir de ese juego el equipo se mantuvo  invicto hasta llegar a ganar ese torneo  internacional. Espero que con Bolívar vuelva a tener un buen resultado.

¿Cómo se describiría usted como técnico? ¿Qué le gusta que hagan sus equipos?
Me gustan los equipos que atacan y que juegan de la misma manera  de local y visitante, ese estilo de juego quiero para Bolívar, estamos trabajando en ese proceso que espero lo podamos consolidar pronto.

¿Piensa en dos equipos, uno para la Liga y otro para la Copa Libertadores de América?
No, para Bolívar es tan importante el campeonato local como la Copa Libertadores, vamos a poner el mejor equipo posible para todos los partidos.

El sueño de Bolívar es conquistar la Copa Libertadores de América, hace dos temporadas atrás llegó a semifinales, ¿para usted es una presión?

No, cuando hablé con Marcelo Claure, que fue la persona por la cual hoy soy el entrenador del plantel, consensuamos y nos pusimos  de acuerdo en un proyecto deportivo de tres años, donde Bolívar busque ganar un título por año en el ámbito nacional y en ese periodo ganar un torneo internacional para que el proyecto sea totalmente exitoso, esa es la idea. Por el momento el acuerdo es por un año, pero la institución tiene ese objetivo.

¿Acá en La Paz con quién habla más de fútbol?
Con todo el mundo hablo de fútbol, pero esencialmente con mis colaboradores con los que estoy todo el día en esto. Conversamos de la organización del equipo, cómo podemos ayudar a mejorar la infraestructura que tiene montada ya el club, que es uno  de los pedidos que me hizo Claure, que nosotros veamos  las cosas que se pueden mejorar para intentar hacerlo.

La verdad es que estamos muy cómodos, todos los empleados son gente muy atenta, trabajadora y algo que me gusta mucho es que el personal de la institución es hincha del Bolívar, hay gente que tiene sentido de pertenencia, quieren mucho al club,y eso para mí es muy importante. Con mi equipo de trabajo estamos muchos años juntos, Roberto Oste (asistente) llevamos nueve años juntos y con César Viaoli (preparador físico) es el sexto año. Seguramente serán mis colaboradores por el resto de mi carrera, son profesionales de mi entera confianza.

¿De qué club es hincha?
De San Lorenzo.

¿Quién es el mejor jugador del mundo para usted, Cristiano Ronaldo o Messi?
Hoy indudablemente el mejor jugador del mundo es Lionel Messi por una amplia diferencia y el segundo es Neymar. Ese es mi concepto y forma de ver el fútbol.

¿Por qué cree que Argentina no puede ganar el Mundial después del éxito de México 1986?
El balompié argentino en los últimos cuarenta años ganó todos los títulos que hay en juego a nivel selección y de clubes. Fue campeón del mundo dos veces, ganó el título olímpico por  primera vez en su historia en 2004, obtuvo Copas América y llegó a finales del mundial, es muy difícil acceder a una final en ese tipo de torneos. Estoy convencido que Lionel Messi no se va a retirar del fútbol sin conseguir que Argentina vuelva a ser campeona del mundo, esa es  mi opinión y también expresión de deseo.

¿Qué selecciones sudamericanas considera que son favoritas para llegar al Mundial de Rusia 2018?
Considero que hay cuatro selecciones que van a tener  grandes y muchas posibilidades de estar entre los favoritos: Argentina, Brasil, Ecuador y Uruguay. El quinto lugar puede ser para cualquiera del resto. 

¿Cómo ve a Bolivia en esta competencia?
Si Bolivia se hace fuerte de local, si gana todos los partidos  que le quedan en La Paz va a tener posibilidades de clasificar.

¿Qué diferencia actualmente hay entre el fútbol de hoy y el que usted practicó?
Ahora hay mucho menos tiempo para pensar, hay menos espacios para maniobrar, se juega mucho más rápido y hay menos recursos técnicos, esa es la diferencia principal en el fútbol de hace 20 años y el presente.

¿Sigue la línea de Bilardo o de Menotti?
En el balompié argentino  como  jugador tuve ocho entrenadores de primer nivel, de los cuales traté de aprender lo más que pude de todos ellos. Trabajé con Carlos Bilardo, Juan Carlos Lorenzo, José Yudica, Héctor Veira, Omar Pastoriza, Eduardo Luján Manera, Jorge Habegger y Miguel Brindisi, técnicos de los cuales aprendí mucho. De todos saqué lo mejor y traté de percatarme de lo mejor de cada uno. Desde el día que empecé a dirigir tengo mi propia idea, a mí me gustan los equipos que intentan jugar bien técnicamente, intentar salir desde el fondo, buscar tener volumen ofensivo, jugar de la misma manera de local y de visitante eso es lo que busco. El mejor técnico en la actualidad es Josep Guardiola.

¿A su retorno al fútbol boliviano, nota progreso en nuestro balompié?
Este campeonato lo veo mucho más competitivo que el de 2007 que estuve por acá.

¿Le gusta el tango, el mate?
A mí me gusta todo: el café, el mate, me gusta la música nacional, me gusta el tango, también la gastronomía boliviana. Con el fútbol boliviano siempre voy a tener una deuda de gratitud porque el primer título que gané como entrenador (Barcelona de Ecuador) el gol decisivo lo anotó el año 1997 un futbolista boliviano, Marco Antonio Etcheverry. Para  salir campeones teníamos que ganar con tres goles de diferencia y el tercer tanto  lo hizo él,  El Diablo.

¿Sueña con dirigir alguna selección?
Sí, en algún momento me gustaría dirigir una selección nacional, está en los planes.

¿Otro objetivo es  Europa?
Tuve una vez una oferta para dirigir al Tenerife de España, no nos pusimos de acuerdo en el periodo del tiempo de duración del trabajo y se quedó ahí.

¿Qué hace fuera de las canchas en su tiempo libre?
El poco tiempo que tengo cuando estoy con mi familia lo dedico a mi esposa y a mis hijos. Me gusta estar mucho en casa, cuando estoy trabajando le dedico todo el tiempo a mi trabajo.

¿Qué le parece el público boliviano?
 Los cuatro partidos que jugamos hasta el momento lo disputamos con mucho público en las tribunas, veo que a la gente le gusta el fútbol y Bolívar tiene una gran convocatoria tanto en La Paz como de visitante.
Perfil
Nombre: Ruben Darío Insua.
Nació: Buenos Aires, Argentina, el 17 de abril de 1961.
Profesión: Técnico de fútbol, actualmente en Bolívar.
Una larga carrera
Como futbolista debutó en Independiente de Avellaneda en 1978. También jugó en San Lorenzo, Unión Deportiva Las Palmas (España), Estudiantes de La Plata, Independiente Santa Fe (Colombia), Barcelona (Ecuador), Deportivo Cali (Colombia) y culminó  su carrera en Quilmes de su país. Fue director técnico de Barcelona con el que llegó en 1998 a la final de la Copa Libertadores de América que la perdió frente al brasileño Vasco da Gama. En 2002 ganó la Copa Sudamericana con San Lorenzo. Dirigió a Alianza Lima (Perú), Wilstermann, Talleres de Córdoba y Deportivo Quito.